Se trata del segundo trasplante llevado a cabo en el Hospital Pediátrico Niños de Acosta Ñu durante la cuarentena por Covid-19 y el número 13 efectuado desde el 2012.