El Banco Nacional de Fomento (BNF), a través de gestiones de la sucursal en Villarrica, Departamento del Guairá, adquiere la deuda de los cañicultores que no están pudiendo cumplir con el compromiso contraído.

El licenciado Carlos Pereira, presidente de la entidad bancaria, explicó que es una manera de alivianar al productor la responsabilidad que había asumido.

Los beneficiados son labriegos que se encuentran con la deuda vencida desde hace 60 días, considerado como categoría 1, según comentó Pereira. "Con este sistema que está implementando el BNF, los cañicultores accederán a una reducción significativa de los intereses y a un mayor plazo para la cancelación de los mismos", indicó el alto funcionario.

Aplicando esta asistencia los cañicultores recibirán un beneficio directo de ampliar sus vencimientos de 6 meses hasta 5 años y con intereses que oscilaban de entre 36 a 48 por ciento, abonando solo un interés de entre 15 a 18 por ciento. "Esto representa que los productores tendrán mayor cantidad de dinero en el bolsillo y pagarán su cuenta", sostuvo el titular del banco.

Por su parte, el gerente del BNF en Villarrica, licenciado Gaspar Duarte, informó que las primeras 60 carpetas de cañicultores ya están resueltas para su financiación. Además ya fueron librados los primeros 23 cheques para iniciar la regularización de las cuentas.

Duarte pidió a los cañicultores que se acerquen hasta las oficinas de la institución para ser acompañados por los funcionarios, a fin de realizar las gestiones en las entidades financieras privadas para encontrar una salida a la situación.

Fuente: Ultimahora.com